Seleccionar página

El capuchino no es, como muchos creerán, una invención de los italianos, sino que es originario de Austria.

El “Kapuziner”, una especialidad vienesa de la cafetería, es un moca que se mezcla con unas gotas de nata montada, dando a la bebida un color que recuerda el hábito marrón claro de los monjes capuchinos.

 

Durante la Primera Guerra Mundial muchos soldados austriacos fueron destacados en Italia. También allí no querían prescindir de sus especialidades habituales y lo que más deseaban era el café vienés.

Así que los italianos aprendieron rápidamente a apreciar esta bebida y usaron la palabra capuchino, que proviene de la palabra italiana “capuccio” (capucha).

 

Cuando aparecieron las primeras máquinas de café espresso con presión de vapor, los propietarios de los ingeniosos cafés finalmente desarrollaron la idea de una variante menos opulenta de Kapuziner, el clásico capuchino con leche espumada.

 

Hoy en día el capuchino se suele tomar al estilo italiano con espuma de leche. La variante de Alemania con tapa de nata montada en lugar de leche espumada se conoce en Austria como el “Franziskaner” y en Italia como el “Cappuccino con panna”.