En el oeste, una Francia fuerte y en el norte, un sistema de pequeños estados alemanes muy bien afinados, de modo que los Habsburgo sólo tenían la posibilidad de extender sus posesiones hacia el sur o el este. Los países del este eran la presa más fácil, y con el paso del tiempo países tan diferentes como Bohemia, Moravia o el Reino de Hungría quedaron bajo el dominio de los Habsburgo.

 

Después de que los pueblos aceptaron durante siglos ser gobernados por monarcas extranjeros y ser empujados en un tablero de juego como figuras, la idea del derecho de los pueblos a la autodeterminación comenzó a arraigarse después de la Revolución Francesa.

Algunos imperios, como el francés o el inglés, tenían pocos problemas con esto, porque dentro de sus fronteras vivía una población étnica relativamente homogénea.

El Imperio de los Habsburgo, por otra parte, fue un caso especial. Bajo su gobierno había gente colorida de varias nacionalidades, incluyendo austriacos alemanes, húngaros, polacos, checos, italianos, croatas, rutenos y eslovenos.

 

Después del Congreso de Viena, el llamado a la libertad y la independencia fue suprimido por el momento, pero en 1848 la presión fue demasiado alta y otra tormenta de revolución se extendió por todo el continente.

Para salvar su dominio, el gobernante de Austria, Franz I, invocó la «santa alianza» y una vez más, con la ayuda del ejército ruso, logró reprimir los levantamientos.

Pero después de la derrota de Francisco José I en la guerra alemana de 1866, la monarquía era demasiado débil para insistir en el dominio absoluto de los Habsburgo. Por lo tanto, los representantes del emperador y del parlamento húngaro se reunieron para negociar.

 

Para evitar la disolución de la monarquía en cinco reinos y el dominio de los eslavos, se decidió dividir el imperio en dos mitades, el llamado «dualismo», en el que los alemanes y los magiares respectivamente tenían la supremacía.

En el curso de estas negociaciones se restauró el Reichstag húngaro, se eligió un gobierno real húngaro y finalmente el emperador Francisco José I fue coronado Rey de los Magiares con la Corona de San Esteban.

 

Esto marcó el fin del Imperio Austríaco y el comienzo de la Monarquía Austro-Húngara.