Seleccionar página

Sólo un inglés puede tener la idea de saludar a un perdido (y después de una larga búsqueda descubierta) contemporáneo con las palabras: “Dr. Livingstone, I presume?” (“Doctor Livingstone, supongo?”).

Pero debe haber sido esta proverbial frialdad, esta típica manera inglesa de comportarse, la que permitió a los ingleses construir el mayor imperio de la historia humana y ser el poder dominante en todos los campos durante más de un siglo.

 

Para esta pequeña isla de las costas del norte de Europa había colonias desde Tierra del Fuego hasta África y Asia.

Y tenía también las personas adecuadas no sólo para administrar estos países, sino para explorar cada vez más partes del mundo desconocido y así difundir la civilización europea.

 

Uno de ellos fue el gran explorador africano David Livingstone, nacido en 1813 en Blantyre (cerca de Glasgow, Escocia).

Ya de joven estaba decidido a ir a China como misionero y estudió griego, teología y medicina para este fin.

Pero después de que nada salió de ello, se embarcó en 1841 a Sudáfrica para difundir la palabra de Dios allí.

 

Pero no lo mantuvo en un solo lugar por mucho tiempo, sino que poseído por su celo misionero y una sed irrefrenable de investigación, fue arrastrado cada vez más lejos en la tierra desconocida y pronto había hecho más avances que cualquier hombre blanco antes que él.

Ya en 1849 recorrió el desierto del Kalahari hasta el lago Ngami, llegó a la cabecera del río Zambezi en 1851 y cruzó Sudáfrica de 1853 a 1856, convirtiéndose en el primer europeo en cruzar el continente africano desde el Océano Atlántico en el oeste hasta el Océano Índico en el este.

En noviembre de 1855, descubrió las enormes cataratas del Zambeze, a las que llamó “Cataratas Victoria” en honor de su reina.

 

De vuelta en Inglaterra dio conferencias sobre sus viajes, que se volvieron increíblemente populares.

Pero una y otra vez regresó al continente negro para explorar esta enorme y desconocida masa de tierra.

 

En 1866 se dispuso a buscar las fuentes del Nilo.

Pero en 1869 cayó enfermo y como no llegaron más noticias a Inglaterra, fue considerado muerto allí.

 

Pero Henry M. Stanley, corresponsal del “New York Herald”, no quiso creer este rumor y comenzó su búsqueda. El 28 de octubre de 1871 encontró Livingstone en la orilla oriental del lago Tanganyika, donde le saludó con las palabras mencionadas al principio.

Juntos exploraron el extremo norte del lago, pero cuando el Sr. Stanley regresó a Inglaterra, Livingstone no quiso acompañarle más.

 

Emaciado y débil, se preparó para su última expedición. Pero pronto se enfermó tanto que tuvo que ser llevado en una hamaca y el 1 de mayo de 1873 murió en la orilla sur de Bangweulu.

 

Fiel a su lema “Mi corazón está en África”, sus fieles compañeros Susi y Chuma (un esclavo liberado de él) tomaron su corazón y lo enterraron bajo un árbol.

Luego embalsamaron su cuerpo y lo llevaron bajo gran presión a la cercana costa este, desde donde fue enviado a Gran Bretaña.

Su cuerpo descansa hoy en la Abadía de Westminster en Londres.