Seleccionar página

París, mediados del siglo XIX.

 

También aquí es Navidad, en el Barrio Latino, donde cuatro estudiantes indigentes llevan una vida pobre pero despreocupada.

Son Rodolfo el escritor, Marcello el pintor, Schaunard el músico y Colline el filósofo. Juntos se congelan y mueren de hambre en una vida en la que una comida caliente, una habitación con calefacción y dinero para alquilar se consideran un lujo.

 

Para celebrar la Nochebuena, deciden ir al Café Momus. Todos se van, excepto Rodolfo, que tiene que terminar un artículo.

Cuando llaman a la puerta, es la vecina Mimi, una joven costurera, la que pide fuego para encender su vela.

 

Aquí comienza una de las arias más famosas de la historia de la ópera.

 

 

Cuando Mimi entra en el apartamento de Rodolfo, sufre un ataque de debilidad y pierde su llave. Rodolfo no quiere que encuentre la llave demasiado rápido, se la mete en el bolsillo y apaga la vela.

Durante la búsqueda sus manos se tocan y ambos comienzan a contar sus vidas. Primero Rodolfo en el aria “Che gelida manina”, luego Mimi en el aria “Mi chiamano Mimi” y finalmente, en un momento de unión en el amor, ambos inician el dúo “O soave fanciulla”.

 

Al final los dos amantes siguen a sus amigos al Café Momus.