Una de las peores catástrofes naturales del último milenio, peor incluso que las inundaciones de 2013, fue sin duda la inundación de la Magdalena de 1342.

Toma su nombre del hecho de que el día de la gran inundación, el 22 de julio de 1342, era el día de Santa Magdalena según el calendario católico de los santos.

 

La causa más profunda de esta calamidad fue un cambio climático masivo que afectó a Europa en ese momento.

Los investigadores hablan hoy de la Pequeña Edad de Hielo, que comenzó en los años comprendidos entre 1275 y 1300, y durante la cual, entre otras cosas, los veranos se enfriaron bruscamente.

Como resultado, el continente sufrió dramáticas pérdidas de cosechas, colapsos económicos y hambrunas. Cabe destacar, por ejemplo, la Gran Hambruna de 1315-17 (“The Great Hunger”) y las invasiones de langostas, especialmente las de 1338.

 

El invierno de 1341/42 fue gélido y trajo enormes cantidades de nieve. Cuando el deshielo llegó de repente y las masas de nieve empezaron a derretirse, se produjeron las primeras inundaciones, que arrasaron el puente de Judith en Praga, precursor del puente de Carlos.

Después de que la primavera y el principio del verano fueran también muy húmedos, hubo finalmente una ola de calor que secó e incrustó el suelo, de modo que apenas podía absorber más agua.

 

Cuando la lluvia finalmente apareció, la gente esperaba poder salvar al menos parte de la cosecha.

Pero en los días comprendidos entre el 19 y el 22 de julio, cayeron del cielo tales masas de lluvia que el suelo ya no pudo absorber el agua y los ríos se convirtieron en furiosos torrentes.

Innumerables casas y otros edificios fueron arrasados, casi todos los puentes a lo largo de los principales ríos como el Danubio, el Rin y el Meno fueron destruidos y más de 6.000 personas murieron sólo en la región del Danubio.

 

Pero para la agricultura las consecuencias fueron aún más devastadoras.

Porque el agua arrasó el suelo y en pocas horas se perdieron unos 13.000 millones de toneladas de tierra fértil cultivable, una cantidad para la que se necesitarían 2.000 años en condiciones meteorológicas normales.

Como consecuencia directa, se produjeron hambrunas masivas y la población, ya debilitada, se volvió aún más susceptible a las enfermedades. Por ello, es probable que la inundación también facilitara las epidemias de peste de 1346 a 1353, que se llevaron a un tercio de la población de la actual Alemania.

 

Un testigo de esa época describe la inundación así:

“En aquel verano hubo una inundación tan grande de aguas por todo el circuito de la tierra de nuestra zona, que no se originó en aguaceros, sino que parecía que el agua brotaba de todas partes, incluso de las cimas de las montañas […. El Danubio, el Rin y el Meno se llevaron torres, muros muy fuertes, puentes, casas y los baluartes de las ciudades, y las compuertas del cielo se abrieron y la lluvia cayó sobre la tierra como en el año 600 de la vida de Noé. Año de la vida de Noé […], sucedió en Würzburg que allí el Meno destrozó violentamente el puente y obligó a muchas personas a abandonar sus viviendas”.

 

(Fuente: Curt Weikinn, Quellentexte zur Witterungsgeschichte Europas von der Zeitwende bis zum Jahr 1850, Akademie Verlag, Berlín 1958; traducción del autor)