19 de agosto de 1477: Matrimonio entre Maximiliano de Habsburgo y María de Borgoña

La joven duquesa de Brujas, Mary, era muy solicitada. Porque el Ducado de Borgoña (que incluía los Países Bajos de Borgoña) era un país rico y ella era la única heredera.

 

Los candidatos al matrimonio que se ofrecieron desde que ella cumplió 5 años fueron, por ejemplo, el rey de Aragón, el duque de Lorena, el duque de Cleves, el duque de Guelders, el Delfín de Francia y el hermano del rey francés.

Extrañamente, algunos de los candidatos al matrimonio murieron repentinamente, provocando rumores de envenenamiento.

 

Pero el duque de Borgoña, Carlos el Temerario, tenía planes especiales de boda: quería desesperadamente una corona real para él. Así que en 1467 negoció con el Sacro Emperador Romano Germánico, el Habsburgo Federico III, quien casaría a su hija María (1457-1482) con el hijo de Federico, Maximiliano (1459-1519) si Federico elevaba su reino a la categoría de rey. Pero Charles murió en la batalla de Nancy en 1477. Su audacia, que más tarde le valdría ese apodo, le costó la vida.

El padrino de María, el rey Luis XI de Francia, ahora anexado a Borgoña, se hace pasar por el patrón de María. Estaba decidido a asegurarse el Ducado de Borgoña para sí mismo y exigió el compromiso de María con Carlos (VIII), su hijo y heredero al trono, que sólo tenía 7 años. Pero María no estaba de acuerdo con este enfoque: buscó la ayuda de los Estados y de los británicos, insistiendo en sus planes de matrimonio con el hijo del Emperador, Maximiliano. Ella le escribió: “No debes dudar de que, en lo que a nosotros respecta, tengo la firme intención de seguir la decisión de mi padre, y que es mi voluntad ser una esposa fiel para ti. Estoy seguro de que tienes los mismos sentimientos hacia mí.” Además, que venga a ella lo antes posible. Maximiliano partió el 21 de mayo de 1477 y llegó a Gante el 18 de agosto, donde los novios se encontraron por primera vez.

 

El propio Maximiliano describe el largo viaje en su obra “Theuerdank”, el único de sus tres libros autobiográficos que se publicó e imprimió en vida. El libro se asemeja a una novela de aventuras, como corresponde al epíteto de Maximiliano como “el último caballero”. El héroe Theuerdank tiene que enfrentarse a todo tipo de peligros en el viaje a su novia la señorita Ernreich.

La joven pareja firmó el contrato de matrimonio el mismo día de la llegada de Maximiliano a Gante, según el cual ambos miembros de la pareja debían reinar en igualdad de condiciones. Al día siguiente, 19 de agosto de 1477, se celebró la boda. En la “Weißkunig”, la otra novela de Maximiliano, se describen las fiestas de la boda. Poco después del matrimonio, Maximiliano fue entronizado como co-regente con su esposa y nombrado soberano de la Orden del Vellocino de Oro. Esta orden se convertiría en la más importante de los Habsburgo.

 

El Rey de Francia estaba furioso. Quería apoderarse de Borgoña con todas sus fuerzas. El matrimonio fue seguido por la Guerra de Sucesión de Borgoña, que duró 15 años.

El matrimonio, por otro lado, fue feliz. Los dos compartían las mismas pasiones, como montar a caballo, cazar y jugar al ajedrez. Maximiliano se encariñó con su bella e inteligente esposa.

Los dos tuvieron tres hijos juntos:

– Felipe (conocido como “la Feria”): 1478-1506.
– Margarete: 1480-1530
– Francisco: 1481

Sin embargo, el 6 de marzo de 1482, María se cayó de su caballo durante un beizjagd y murió de las consecuencias a la edad de sólo 25 años. Fue enterrada en la Iglesia de Nuestra Señora en Brujas. Maximiliano se casó una vez más, pero fue un mero matrimonio de conveniencia. Nunca superó la muerte de su amada primera esposa e hizo enterrar su corazón en el sarcófago de ella.

 

Todavía hay muchos recordatorios de la conexión de los Habsburgo con Borgoña, especialmente en el Tesoro de Viena.

La Biblioteca Nacional Austriaca alberga el Libro de Horas de María de Borgoña, así como copias del “Theuerdank” y del “Weißkunig”.

Una estatua de bronce de María se ve en la Capilla de la Corte de Innsbruck en el cenotafio de Maximiliano.

 

(K. M.)